Nota de Interés

REFLEXIONEMOS…. PARA QUE EMPRENDEMOS?

Muchas veces nos encontramos generando ciertas acciones, siguiendo modelos, persiguiendo zanahorias, por decirlo de alguna forma y metas sin siquiera hacernos la pregunta más importante…¿Para qué hago esto? ¿Para qué quiero aquello?

La gran mayoría de la gente vive en modo automático, sin cuestionarse, persiguiendo modelos de vida impuestos por la civilización moderna.

Lo más sorprendente (y preocupante, a mi juicio) es que esto se da en forma inconsciente en la mayoría de los casos. Pocas son las personas que deciden poner un STOP a sus vidas cotidiana de manual y preguntarse: ¿Para qué?

La importancia y el significado del ¿Para qué?

Voy a detenerme unos minutos en diferenciar ¿Para qué? de ¿Por qué?.

Preguntarse ¿Por qué? a veces puede ser una trampa. Nos lleva a reflexionar sobre el pasado, lo cual no estaría mal, pero hay situaciones en la vida en las que el pasado ya pasó, sólo nos queda el presente, y con suerte un futuro que es incierto.

Preguntarnos ¿Para qué?, nos ayuda a pararnos en la situación actual y reflexionar sobre la dirección que está tomando nuestra vida en relación a lo que estamos haciendo hoy.

Podríamos enumerar algunos de los principales beneficios prácticos que tiene en la vida preguntarse ¿Para qué? y son los siguientes:

  • Invita a reflexionar sobre nuestras acciones
  • Obliga a nuestro cerebro a cuestionar dogmas y modelos mentales. Muchas veces seguidos inconscientemente.
  • Nos posiciona en una situación imaginaria de futuro, donde evaluamos hacia dónde vamos con nuestras acciones.

¿Para qué emprendemos?

Pareciera entonces indispensable preguntarse al momento de iniciar un proyecto o emprendimiento. ¿Para qué estoy emprendiendo?

Un ejercicio muy útil es escribir este tipo de preguntas y las respuestas. No se trata simplemente de completar una tarea, se trata de detenerse a reflexionar sobre el trasfondo que hay en el emprendimiento. Algunas otras preguntas de guía serían:

  • ¿A quiénes beneficiaría con mi proyecto?
  • ¿Por qué me interesa ayudar a esas personas?
  • ¿Qué deseo lograr con ello?

En conclusión, si estás pensando largar un proyecto o emprendimiento, te recomiendo dedicarle unos minutos (o más) a reflexionar y preguntarte ¿Para qué emprendo?.

Algo tan simple como esto, si se hace conscientemente, puede ser la clave para diseñar tu camino hacia el éxito en lo que hagas.

Una vez que decidas profundizar con tus reflexiones estarás listo para trabajar y desarrollar lo más importante a la hora de iniciar un proyecto de negocios y de vida:

Tu Propósito.

 

Mónica Cáceres

Coach Profesional

Dejar Comentario